Los emprendedores que han pasado por el Programa de Emprendimiento 1.131 en alguna de las 4 ediciones aportan su granito de arena ante esta crisis del coronavirus de formas diferentes.

Un grupo encabezado por Enrique González, CEO de” Ki+D”, y al que pertenecen los proyectos “Nagami Design“, “Neotekna“, “Fab Lab” y “Roboticole” entre otros 65 makers abulenses (llamados “Covid Ávila impresión 3D”), están imprimiendo y distribuyendo diariamente centenares de viseras anti salpicaduras para hospitales, centros de salud y residencia de ancianos. Es uno de los grupos coordinados más productivos a nivel nacional.

Por otro lado, Darío Bengoechea, fundador de la startup Unikme, ha puesto en marcha (junto a otros voluntarios) la iniciativa “Nadie se queda solo”, consistente en una línea de atención telefónica que sirve de acompañamiento y apoyo a los mayores que están pasando el encierro por el coronavirus solos en sus hogares.

Aportando formación gratuita en los campos del deporte y la salud está Sonsoles Hernández, responsable de “Traïnsplant“, que a través de videoconferencias está ofreciendo a miles de internautas consejos que les permite afrontar estos días de forma positiva y saludable.

Eduardo Martín y Pablo Gómez, cofundadores de Summitify, han focalizado sus esfuerzos en ayudar a los profesionales del sector en el que trabaja su startup (actividades de montaña y esquí). Estos emprendedores abulenses están dinamizando una campaña para conseguir reservas en clases y cursos sin cerrar una fecha concreta a lo largo del año, prescindiendo de la compensación económica que les correspondería.

Y por último son muchos los proyectos agroalimentarios que están regalando producto a sanitarios y miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado como medida de apoyo y agradecimiento por su dedicación y trabajo.