La fotografía acompañó a Joaquín sorolla tanto en su trabajo como en su vida familiar, por ello esta exposición es la mejor crónica personal y familiar, pero a la vez un recurso iconográfico a través de la mirada de los mejores fotógrafos de finales del siglo XIX y principios del XX.

 

Más información sobre la exposición