De nuevo en Ávila 1.131 Observatorio Activo se acoge una selección de la colección privada Basanta-Martín, este año con el conjunto monumental del belén napolitano, sin duda  uno de los arquetipos principales del belenismo universal.

Heredero de la rica tradición belenista italiana, alcanzó su esplendor en el siglo XVIII y, muy especialmente, durante el reinado de Carlos de Borbón quien, tras veinticinco años al frente de Reino de Nápoles y Dos Sicilias, regresaría a España para coronarse como uno de sus monarcas de más feliz ejecutoria: nuestro Carlos III.

La característica más destacada de los belenes napolitanos es su capacidad de reflejar por entero la sociedad de la época, lo que constituye toda una novedad, trasladada con posterioridad a muchos de los belenes populares. En efecto, salvo en el caso de las figuras que componen la Natividad, se sustituyen los tradicionales figurantes a la hebrea por un variopinto y casi infinito elenco de personajes que representan los más variados oficios, además de reflejar las costumbres típicas del lugar o incorporar aquellos otros que, como el Polichinela, beben del más celebrado folklore local.

redes-1

Singular es la factura de las figuras: su cabeza se modela en terracota, a la que se incorporan ojos de vidrio; las extremidades – manos, pies y parte de las piernas- son igualmente modeladas en barro o talladas en madera, en tanto tronco, brazos y antepiernas se simulan mediante un maniquí forrado de estopa, que oculta en su interior una estructura de alambre. De este modo, se dota a las figuras de una movilidad, idónea para componer todo tipo de ademanes y posiciones. Los ropajes que portan las figuras incluyen, con frecuencia, sedas de San Leuco y todas las joyas que las adornan – botones de plata, collares de perlas y coral, pendientes y anillos de oro…-son auténticas.

En ninguno de los belenes napolitanos puede faltar el cortejo de los Reyes Magos, cargado de esplendor y de exotismo, recuerdo, en más de una ocasión, de lo que fue la llegada y el acompañamiento de los embajadores orientales a la capital napolitana.

La escenografía, arquitecturas y montaje de esta exposición “Angelicum” son obra del gran escultor belenista español José Luis Mayo Lebrija.

Esta exposición estará abierta en Ávila 1.131 del 3 de diciembre 2021 al 5 enero 2022, en horario de lunes a viernes 10 a 14h, y de 16 a 20h, sábados 11 a 14h y de 17 a 20h, domingos y festivos 11 a 14h (cerrado 24, 25, 31 diciembre y 1 enero). La exposición tiene un aforo limitado, y cierra su acceso 15 min antes del horario de cierre.

El lunes 20 de diciembre se podrá disfrutar de dos visitas guiadas de la mano del coleccionista D. Antonio Basanta, a las 18h un primer grupo, y las 19:30h el segundo. En cada grupo -con aforo limitado- se permitirá el acceso a 30 personas, y previa reserva de plaza en info@avila1131.es (no se accederá a la visita si no se ha confirmado su plaza en dicho email).

2-20-12-2021-visitas-con-el-coleccionista