La exposición Belenes del Nuevo Mundo, organizada por la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, desea mostrar  la extraordinaria variedad y riqueza del belenismo americano, cuya presencia en el continente es, en lo temporal, casi coincidente con su descubrimiento y colonización.

De manos de la propia marinería española llegó el belén a América en los primeros años del siglo XVI – así lo recogen las Crónicas de Indias –, iniciándose un proceso de incorporación y expansión al que contribuyó decisivamente la labor evangelizadora de la orden franciscana.

foto

Del norte del continente a la Tierra de Fuego, el  belén enraíza en cada territorio. Y no sólo haciendo suyas las formas venidas de Europa, sino dotándose de nuevos motivos, expresiones y materiales que hacen del belenismo americano uno de los más importantes del mundo.

Belenes del Nuevo Mundo recoge muestras extraordinarias de diversos países – Argentina, Bolivia, Canadá, Colombia, Costa Rica, Cuba, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Uruguay…-  y, muy en especial, de México y Perú, sin duda, los mejores exponentes del belenismo en América.

Belenes del Nuevo Mundo es la tercera exposición consecutiva que, sobre la temática de los nacimientos navideños, organiza Ávila 1.131 Observatorio Activo de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno  en colaboración con la Colección Basanta- Martín, a juicio de los expertos, la más importante del mundo en su género.